Los parlamentos y la participación ciudadana

En Chile y en el continente americano la ciudadanía está cada vez más involucrada en la labor parlamentaria, lo que es un importante avance en la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) son una herramienta esencial en la vinculación entre los parlamentos y la ciudadanía. ¿Cómo seguir avanzando?

||Autor Fotografía: Public Domain

Incorporar a la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones adquiere cada vez mayor relevancia. De hecho, promover sociedades justas e inclusivas y garantizar la adopción de decisiones participativas y el acceso a la información es parte integral de uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas. De qué manera se sigue avanzando en esta materia, los progresos de Chile y  algunos desafíos, en la siguiente nota.

La participación ciudadana es crucial para los parlamentos

Al representar los diferentes intereses presentes en la sociedad y los diferentes territorios de un país, los parlamentos son una institución propicia para promover la participación ciudadana, con el propósito de mejorar la calidad de la democracia, lograr que las decisiones sean más representativas, fortalecer la rendición de cuentas y contribuir a contrarrestar la tendencia de desafección política. 

¿Cómo pueden los parlamentos fomentar la implicancia ciudadana? Según lo estipulado en la Hoja de Ruta Hacia la Apertura Legislativa de ParlAmericas, los parlamentos pueden abrirse a la ciudadanía a través de acciones que incrementen la transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana y ética y probidad. Según esta Hoja de Ruta, las y los legisladores, como representantes de la ciudadanía, deben procurar mecanismos para que la comunidad participe en la toma de decisiones, fiscalice y evalúe la legislación y las políticas públicas, así como el proceso legislativo. 

Las herramientas digitales deben ser aprovechadas por los parlamentos para incentivar la participación  

La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha reconocido la potencial contribución de las tecnologías de información y comunicación (TICs) para fortalecer la democracia y articular la tarea de los Estados miembros para avanzar en la materia. En este sentido, cabe resaltar la Declaración de Santo Domingo de 2006, que destacó el papel de las TICs en el “logro del desarrollo equitativo y sostenible y el fortalecimiento de la gobernabilidad, la promoción y protección de los derechos humanos”. 

En los foros parlamentarios regionales, un tema que se ha estado discutiendo hace unos años es  de qué manera los parlamentos pueden utilizar las TICs, tales como Internet y las redes sociales, para incentivar la implicancia ciudadana en los asuntos públicos. Ejemplo de ello es  una resolución adoptada por el Foro Parlamentario de Asia Pacífico, propuesta por Chile, en la que se aborda el rol de las redes sociales en la relación entre parlamentos y la ciudadanía.

Por su parte, en el Informe Mundial de 2016 sobre el parlamento electrónico, la Unión Interparlamentaria señaló que las TICs pueden transformar los parlamentos, que los parlamentarios deben comprometerse con el potencial de la transformación digital y que las redes sociales son herramientas que permiten a los ciudadanos conectar con sus representantes electos. 

Existen múltiples herramientas digitales que pueden facilitar la interacción entre los parlamentos y la ciudadanía. La Guía Sobre Gobierno Abierto (elaborada por la Alianza para el Gobierno Abierto) señala que los parlamentos deberían: 

  • Desarrollar una presencia institucional sólida en las redes sociales
  • Crear una página web de peticiones electrónicas con mínimas barreras para la participación
  • Generar una plataforma para que los ciudadanos puedan contribuir con sus propias ideas a los borradores de proyectos de ley

Los avances en esta materia en Chile

Chile es el segundo país mejor posicionado en el índice de transparencia legislativa en América Latina, después de Costa Rica. Ambas cámaras de nuestro Congreso Nacional se rigen por lo que estipula la Ley N° 20.285, que regula el principio de transparencia de la función pública, la cual determina obligaciones particulares para el Senado y la Cámara de Diputados en orden a publicar asistencia, votaciones y elecciones, dietas y otras asignaciones. 

Respecto de transparencia, el Senado y la Cámara de Diputados cuentan con sitios web, radio y canal de televisión. Asimismo, en la página web de la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), se encuentran disponibles datos abiertos, estadísticas respecto de asistencia y votaciones, proyectos de ley con su respectiva tramitación, textos íntegros de leyes y otros documentos relevantes. En relación a rendición de cuentas, desde el año 2015 el Congreso Nacional realiza una cuenta pública anual, publicada a través de medios digitales de ambas corporaciones.

Por otra parte, ambas cámaras del Congreso cuentan con mecanismos de participación ciudadana, presencial y mediante la web. El Senado dispone de varias herramientas orientadas a la ciudadanía: un periódico electrónico, datos abiertos legislativos, estadísticas relacionadas con la labor desarrollada por el Senado, además de la novedosa herramienta “Senador Virtual”, a través de la cual se pueden conocer proyectos de ley que se estudian en el Senado, votar por ellos y contribuir con comentarios y sugerencias. Por su parte, la Cámara de Diputados cuenta con mecanismos que permiten asistir a instancias legislativas, audiencias públicas y jornadas temáticas de Comisiones. Asimismo, existe un mecanismo de consultas, y el portal “Evaluación de la Ley”, a través del cual los ciudadanos pueden opinar respecto a la aplicación de leyes vigentes. Por otro lado, nuestra biblioteca dispone de material relativo a formación cívica, destinado a estudiantes, profesores y ciudadanos.

Cabe mencionar que en los últimos años se han promulgado diversas leyes referidas a ética y probidad. Una de ellas es la Ley N° 20.880 sobre probidad en la función pública y prevención de los conflictos de intereses, la que insta a senadores y diputados a efectuar una declaración de intereses y patrimonio una vez asumido su cargo. Otra ley relevante es la Ley N° 20.730 que regula el lobby y las gestiones que representen intereses particulares ante las autoridades y funcionarios.

¿Cómo se puede seguir avanzando?

La Hoja de Ruta hacia la Apertura Parlamentaria de ParlAmericas orienta sobre cómo continuar abriendo los parlamentos a la ciudadanía. En este documento se destaca, por ejemplo:

  • Estandarizar la publicación de datos abiertos en formatos reutilizables
  • Observar principios internacionales de entidades como la Organización Mundial de Parlamentarios contra la Corrupción (GOPAC)
  • Fortalecer mecanismos de control en materia de ética y transparencia en cuanto a terceros actores neutros garantes de imparcialidad
  • Implementar mecanismos de apertura presupuestaria

En relación al uso de TICs para fomentar la participación ciudadana en el marco de esta tendencia orientada a la apertura parlamentaria, cabe recordar que sus potenciales beneficios dependen de factores que también se recomienda deben ser fortalecidos. Algunos de estos son: incentivar la la confianza en las instituciones públicas, promover educación cívica orientada a empoderar a la ciudadanía para que participe de las instancias existentes y ampliar el acceso a Internet para garantizar la participación en línea. Esta última temática fue analizada en una nota anterior, en la cual se destacaron los desafíos existentes para Chile. 

 

Temas relacionados

Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Especial de OCEANOS

Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Para el parlamentario, el compromiso de las comunidades es fundamental para lograr no sólo el cuidado de los mares y aguas dulces, sino también para crear una cultura de protección y promoción de estos espacios.

Ver más