Empresa estatal china podría convertirse en potencia mundial en la producción de semillas

ChemChina es considerada en la actualidad un gigante en la industria de los pesticidas. En la última década ha concretado la adquisición de diversas compañías en Europa e Israel, por tal motivo para algunos especialistas, la compra de la principal compañía suiza de semillas podría convertir al gobierno chino en uno de los más poderosos productores en el mundo.

RED ASIA PACIFICO OPINA POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO

Empresa estatal china podría convertirse en potencia mundial en la producción de semillas

La inminente compra de la empresa de semillas Syngenta, ha generado una serie de opiniones respecto a las consecuencias que esta fusión tendría en el mercado internacional, principalmente por la proliferación de transgénicos. Si bien el propósito de esta fusión es cubrir la demanda de alimentos por parte del creciente mercado chino –y así cumplir con uno de las líneas del décimo tercer Plan Quinquenal- se trata del 22% de la población mundial, lo que podría traer efectos en los precios en todo el mundo, incluyendo nuestro país. Más detalles de este suceso, en la siguiente nota.

China cada día más comprometida con su creciente demanda de alimentos

China es el país que posee más bocas que alimentar en el mundo. Con 1.300 millones de habitantes -que representan el 22% de la población mundial- la necesidad de disponer de más productos para su población ha llevado a que el gobierno chino considere el aumento de nuevos cultivos en su territorio como una de las alternativas más probables en el mediano plazo.

A tal efecto, la posibilidad de desarrollar cultivos transgénicos ha estado en las intenciones del presidente Xi Jinping, quien en un discurso en diciembre de 2014 afirmó que “los organismos modificados genéticamente representan una tecnología, pero también una nueva industria y tienen amplias perspectivas de desarrollo”. Esta proclamación se condice con el hecho de que el gigante asiático permite la plantación de algodón y papaya modificados, además de ser el principal comprador del mundo de soya brasileña, proveniente de semillas transgénicas.

Desde el punto de vista histórico, los fabricantes de semillas chinos no han tenido relevancia comercial debido a que son empresas pequeñas y poco competitivas, sobre todo frente a las grandes compañías como Monsanto o Dupont. Esta insignificancia en el mercado de las semillas, ha sido una de las piedras de tope del gobierno de Xi Jinping, razón por la cual en el décimo tercer Plan Quinquenal se planteó el desarrollo de la biotecnología agrícola como uno de los sectores de importancia estratégica. De esta manera, el objetivo de Beijing es triplicar la cantidad de patentes de semillas para el 2020.

ChemChina compra empresa suiza de semillas para aumentar su producción

La empresa China National Chemical Corp -conocida como ChemChina- es uno de los actores más importantes en la fabricación de pesticidas en el mundo. Actualmente, es la compañía de productos químicos más grande y es manejada por el gobierno, con ganancias que superan los U$45 mil millones emplea alrededor de 140 mil personas. Si bien es el principal productor de pesticidas en el territorio chino, entre sus negocios está el refinamiento de petróleo y la administración de una cadena de restaurantes de comida rápida.

Desde el 2006, ChemChina ha invertido miles de millones de dólares en países como Francia, Italia, Reino Unido, o Israel. Entre sus principales adquisiciones destaca la compañía italiana de neumáticos Pirelli, o la mayor empresa del mundo en pesticidas genéricos, la israelí Makhteshing Agan Group. Como parte de esta dinámica de inversión extranjera en Occidente es que se llevó a cabo el acuerdo de compra de Syngenta, considerado uno de los tres gigantes productores de pesticidas y semillas en el mundo.

Por un monto de U$43 mil millones, la compra de Syngenta se convertiría en la mayor adquisición de una empresa China en la historia de dicho país. Según señaló el especialista Safra Sarasin, en la prestigiosa cadena de noticias financieras Bloomberg, en lo que se concrete este acuerdo ChemChina se convertirá en el mayor proveedor mundial de pesticidas y agroquímicos. “Este es un activo codiciado por Monsanto, por eso pone de relieve la importancia de China, ya que será dueño de las semillas y la tecnología para aumentar la producción agrícola y ayudar a alimentar a la mayor población del mundo”, sostiene el analista.

Para Fernando Sepúlveda, ingeniero agrónomo y experto en temas de semillas, con esta fusión ChemChina lograría su objetivo de incrementar la producción agrícola en el gigante asiático, por lo tanto cumpliría con su meta de suplir su demanda interna. “Lo hizo por su bien, al comprar Syngenta -que es una empresa líder en el mejoramiento genético y tiene muchas variedades patentadas- tiene ahora a su disposición todos esos materiales de inocuidad que son muy necesarios para la industria alimentaria, especialmente para China y su gran demanda. Recordemos la desproporción en China, donde hay mucha población y pocos terrenos cultivables, por lo tanto esta acción va en directo beneficio de los agricultores, por el mejoramiento de los rendimientos y la disminución de los costos de los fertilizantes. Todo esto permite una mayor producción de alimentos, que es lo que el gobierno chino quiere lograr”, señaló.

Posibles consecuencias en nuestro país

La fusión de grandes compañías productoras de semillas ha creado verdaderos gigantes. Tal es el caso de la unión entre Dow Chemical y DuPont a finales de 2015, que según la revista Forbes alcanzó márgenes récord en Wall Street y generó preocupación en los agricultores por una posible alza en los precios de productos químicos y en las semillas.

Una consideración similar tuvo Fernando Sepúlveda, para quien la fusión entre Syngenta y ChemChina podría afectar los precios en nuestro país debido al peso de China como un nuevo mercado. “Podría repercutir en los precios de semillas, pese a que nuestro principal socio es Estados Unidos, tenemos una parte de Europa. Pero consideremos que China tiene una mayor demanda de semillas, por lo tanto con esta empresa nueva van a buscar autoabastecerse. Si ya Syngenta es una empresa grande, con esta nueva fusión va a ser una gran potencia, lo mismo podría suceder con otras compañías que se fusionarían para lograr mayor competitividad”.

En relación a la controversia sobre la posibilidad de que con esta fusión se incremente la disponibilidad de semillas transgénicas en el mercado internacional -y por ende en nuestro país- el experto en semillas tuvo una opinión conciliadora, por cuanto existen visiones contrapuestas en el debate sobre los efectos de estos productos. “Existe una visión positiva del mejoramiento genético vegetal. Hay mucha preocupación en la ciudadanía sobre este tema porque no hay mucha información sobre los cultivos transgénicos y la que hay, proviene de papers investigaciones que muchas veces no tienen el fundamento suficiente. En el caso de Chile, los transgénicos están hace 20 años y han sido sumamente estudiados con rigurosos análisis que han determinado su inocuidad, por lo tanto no afectan a los humanos y animales, pero además cuentan con certificaciones de la autoridad sanitaria, si no, no se usarían”, expresó.

Más información y análisis sobre este tema en la nota publicada por el Programa Bioética de la BCN.



Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Especial de OCEANOS

Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Para el parlamentario, el compromiso de las comunidades es fundamental para lograr no sólo el cuidado de los mares y aguas dulces, sino también para crear una cultura de protección y promoción de estos espacios.

Ver más

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

06 Marzo 2017

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

A pesar de que para algunos expertos esta modalidad participativa de política exterior tiene sus puntos a favor y en contra, valoran la capacidad de actualizar visiones sobre la realidad internacional y establecer principios que guíen las relaciones con otras regiones del mundo.