Parlamentarias valoraron avances de Vietnam en equidad de género

En el marco de la celebración del día internacional de la mujer, las diputadas Claudia Nogueira, Clemira Pacheco y Camila Vallejo, coincidieron en valorar positivamente que una estrategia para la equidad de género vaya en armonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

PARLAMENTARIOS Y EL ASIA PACIFICO

Parlamentarias valoraron avances de Vietnam en equidad de género

La Estrategia Nacional de Igualdad de Género de Vietnam, es la hoja de ruta que el gobierno de dicho país tiene para avanzar en materia de derechos de la mujer. Medidas como la inserción de la mujer en el mercado laboral o el establecimiento de cuotas de representación de mujeres en el Parlamento fueron analizadas por las parlamentarias, quienes tuvieron distintos puntos de vista. Una revisión de sus opiniones, a continuación.

Inserción de la mujer en el mercado laboral

No fue sino hasta el año 2006 que Vietnam promulgó su primera Ley de Igualdad de Género. Entre elementos como la creación de campañas para que la población tome conciencia sobre las vulnerabilidades que a diario sufren las mujeres, este cuerpo legal estableció la posibilidad de que mediante políticas orientadas a las empresas se estimule el empleo a través de políticas fiscales preferenciales.

Esta medida fue evaluada por la diputada Claudia Nogueira, quien señaló que es importante que se incentive la inclusión de más mujeres en el mercado del trabajo. “Obviamente que para crear más oportunidades laborales se pueden generar incentivos en impuestos, premios y reconocimiento a las empresas. Pero también es importante que se pueda tener un salario ético. Esto es lo que uno espera del Ministerio de la Mujer en nuestro país, que pueda impulsar políticas públicas que concilien trabajo y familia, esto es muy importante. Hoy tenemos una serie de barreras, primero la brecha laboral, 35 por ciento menos de lo que gana un hombre por hacer el mismo trabajo. Eso es parte de una política pública que el Ministerio de la Mujer debería tomar como suya y hacer estos cambios culturales”, expresó.

La posibilidad de que se puedan generar más puestos de trabajo en las empresas fue también apoyado por la diputada Clemira Pacheco, quien cree que podría beneficiar a las mujeres en nuestro país. “Esta es una medida importante, no sé cómo evolucionará en Vietnam, pero aquí las mujeres ocupamos un 48 por ciento del mercado laboral. Diría además que tenemos muchas mujeres que estudian para tener una profesión, pero esto no se refleja en el mundo laboral y ahí es donde podríamos avanzar. Una de las motivaciones es poder implementar este tipo de acciones positivas en el mundo empresarial, pero no a cualquier sueldo, sino respetando las leyes de igualdad salarial, en el mismo cargo y con el reconocimiento del cargo que corresponde”, señaló.

Por su parte, la diputada Camila Vallejo marcó distancia en cuanto a la posibilidad de entregar exenciones tributarias. “A mí me gusta la lógica de exigir a los empleadores, más que entregar beneficios tributarios. Soy de la idea de que los impuestos se paguen, no sé cómo será en Vietnam en relación a las utilidades de las empresas, pero algo así en Chile lo establecería como exigencia, porque para la creación del trabajo se requiere que las empresas se hagan cargo. Todo el mundo valora el rol de la familia y la crianza, pero nadie remunera ese trabajo que permite que la gente salga a trabajar más”, sostuvo.

Cuotas para la representación en el Parlamento

Entre el año 2006 y 2011, Vietnam puso en marcha una Estrategia Nacional para la Igualdad de Género, que busca intensificar la participación de las mujeres en puestos de representación y toma de decisiones. Para ello estableció una cuota de 30 por ciento de mujeres congresistas para 2015 y 35 por ciento para 2020.

La posibilidad de establecer algo similar en el Poder Legislativo fue analizado por la diputada Nogueira. “Esto es algo que hemos estado discutiendo en los últimos años y llegamos a otra medida de cuotas, no de representación. Hoy existe una ley de cuotas parlamentarias en el que se asegura un 40 por ciento para competir, no para representar. Ahí se rompe la igualdad, cuando queremos equiparar la cancha es para generar iguales oportunidades y no dar cargos, porque en el caso de Vietnam tiene que haber mujeres. Para optar a un cargo público se debe ganar en iguales condiciones con el resto, lo que pasa es que las mujeres tenemos mayores dificultades de financiamiento, capacitación y redes. Por lo general la toma de decisiones se toma dentro de partidos políticos donde predominan los hombres y en horarios que no son los más adecuados”, opinó.

Una opinión distinta tuvo la diputada Pacheco, ya que concuerda en representar proporcionalmente a las mujeres. “Me parece muy bien, lo que pasa es que en nuestro país ha costado mucho porque tenemos que superar el cambio cultural. Nosotros cuando se hizo el cambio del binominal planteamos una modificación que no prosperó, que por esta elección se pudiera tener un valor mayor para el voto, es decir que no sea solo uno, sino que 1,3. Esto aseguraba una cantidad de mujeres en el Parlamento, porque el riesgo que se corre es que no se de legitimidad a las mujeres porque no se eligen, entonces siempre tenemos problemas para dar el paso. Pero también se corre el riesgo de gastar recursos, entonces asegurarlo por la vía electoral es adecuado. Esto no prosperó en las indicaciones, por lo tanto sería ideal que no retrocedamos de las 18 mujeres que somos hoy en la Cámara y las seis senadoras”, explicó.

Con una opinión similar, la diputada Vallejo valoró la medida para la conformación parlamentaria en nuestro país. “Esto es más avanzado, en Chile siempre vamos paso a pasito. Logramos lo que el Congreso permitió porque la Presidenta no solo quería una ley de paridad, sino de ingreso efectivo al Parlamento, de al menos un 40 por ciento de cada género. Lo que salió fue la conformación de las listas. Si países como Vietnam y otros países tienen como exigencia una cuota para las mujeres me parece bien, pero también para los pueblos originarios, que permiten hacer esa discriminación positiva para suplir o hacernos cargo de discriminaciones estructurales e históricas, que no solo favorecen en posibilidades, sino también en exigencias concretas para la participación democrática y equilibrada de las distintas fuerzas, etnias, como también sexo”, comentó.

Proyección de una estrategia a futuro en consonancia con los ODS

Los buenos resultados logrados en el corto plazo por la Estrategia Nacional para la Igualdad de Género en Vietnam, cuentan con el respaldo de ONU Mujer. Este organismo ve en dicho país un modelo para profundizar el desarrollo de políticas para la igualdad de género. En este contexto, la estrategia nacional avanza hacia el futuro en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sustentable 2030.

La posibilidad de que una estrategia de equidad de género vaya en consonancia con los ODS fue valorada por la diputada Nogueira. “Como vicepresidenta de Parlaméricas del estamento mujer, puedo decir que año a año trabajamos en la igualdad de género a propósito de Beijing +20. Allí también trabajamos con las medidas de desarrollo sustentable, por lo tanto veremos avances no solamente en la iniciativa de Vietnam, sino también en América Latina. Pienso que son valiosas porque avanzamos en mayores oportunidades y mayor inclusión, pero no podemos generarlos si no se involucran hombres, ya que son los primeros llamados en tomar conciencia que una democracia se perfecciona y es más sustentable en la medida que haya representación transversal, con distintas dinámicas. Es así es como los países van avanzando, sin duda las democracias se van perfeccionando, los países desarrollando y la pobreza disminuyendo, y esto sucede cuando a las mujeres les das más oportunidades laborales, porque disminuye la pobreza”, puntualizó.

Con una opinión similar, la diputada Pacheco valoró que Vietnam adscriba los ODS como parte de su estrategia. “Se habla de una agenda al 2030 para tener una serie de aspectos como no violencia contra la mujer, la no discriminación, tener al menos 50 por ciento de hombres y mujeres en las mismas condiciones, pero además erradicar de todo tipo de violencia, lograr países libres de trata, pornografía infantil, matrimonio de niñas pequeñas con adultos, entre otros. Entonces, este tipo de cosas que son de la agenda de ONU, Chile también los ha suscrito, por lo tanto esperamos que también podamos avanzar en estos puntos, además de apuntar al cambio cultural, que es un proceso más largo, pero tenemos que hacerlo en educación desde la pre básica, donde se enseñe respeto a todos por igual”, enfatizó.

Esta idea fue también reflexionada por la diputada Vallejo, quien valoró positivamente la acción de los acuerdos internacionales para avanzar en el respeto de los derechos de las personas. “Chile debería hacer esto en varias materias, poner en sintonía su legislación con los tratados internacionales en derechos humanos y particularmente en relación a la mujer. Estamos atrasados aún y cuesta abrir diálogos. Los Estados deberían avanzar y comprometerse, pero también hay que ver cómo se producen los cambios culturales porque este país es muy conservador en este tipo de materias”, concluyó.



Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Especial de OCEANOS

Senador Antonio Horvath y los desafíos legislativos de la protección de océanos

Para el parlamentario, el compromiso de las comunidades es fundamental para lograr no sólo el cuidado de los mares y aguas dulces, sino también para crear una cultura de protección y promoción de estos espacios.

Ver más

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

06 Marzo 2017

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

A pesar de que para algunos expertos esta modalidad participativa de política exterior tiene sus puntos a favor y en contra, valoran la capacidad de actualizar visiones sobre la realidad internacional y establecer principios que guíen las relaciones con otras regiones del mundo.