El perfil de Park Geun-hye, la presidenta surcoreana de visita oficial en Chile

El primer viaje oficial de Park Geun-hye a Latinoamérica -con escalas en Chile, Perú, Brasil y Colombia- es considerado por los expertos no solo como una potente señal para la región, sino también como una importante posibilidad de intensificar las relaciones político-comerciales con el país asiático. Comentan sobre su figura y las expectativas de la visita a Chile, Xulio Ríos, Manfred Wilhelmy y Raúl Allard.

El perfil de Park Geun-hye, la presidenta surcoreana de visita oficial en Chile
El 2 de febrero de 1952 nace, en la ciudad de Daegu, Park Geun-hye, quien se convertiría seis décadas más tarde en la Presidenta de Corea del Sur y en una de las mujeres asiáticas más influyentes del mundo.

Hija primogénita del matrimonio de tres hijos entre el líder militar y ex dictador Park Chung-hee y su esposa Yuk Young-soo, su infancia y adolescencia estuvo profundamente marcada por el contexto político de su país. A la edad de once años su padre se convirtió en Presidente, mientras ella realizaba sus estudios en la Escuela Preparatoria Femenina del Sagrado Corazón en Seúl. Después de su graduación de la secundaria, Park Geun-hye se matriculó en la Universidad de Sogang en Seúl, donde se tituló de Ingeniería en Electrónica en 1974. Aquel mismo año, su madre fue asesinada a tiros por el norcoreano, Mun Segwang, en medio de un atentado que tenía como objetivo a su padre.

Mucho más que la hija de Park Chung-hee

Pasaron los años y Park, lejos de conformarse a vivir bajo el alero de su figura paterna, fue acumulando conocimientos y experiencia no solo en el plano político, sino que también en el académico. Prueba de ello es que en 1987 le fue otorgado el Doctorado Honoris causa en Ciencias, de la Universidad de la Cultura China, en Taipei. Posteriormente, durante su labor parlamentaria también recibió el título honorífico de Ciencias en el Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzadas de Corea (KAIST) (2008); y los doctorados honoris causa en política de la Universidad Nacional de Pukyong, Busan (2008) y de la Universidad Sogang, Seúl en 2010.

Lo anterior es refrendado por Manfred Wilhelmy. "La presidenta Park es una líder democrática que no está en ese cargo simplemente por el recuerdo del gobierno de su padre. Ella tiene un notable liderazgo que se ha manifestado en ser la primera mandataria mujer de su país", declaró.

Un punto de inflexión en su vida política ocurrió en 1997, cuando obtuvo un escaño en la Asamblea Nacional, lo que de paso le permitió ganar notoriedad y convertirse en vice presidenta del Gran Partido Nacional. En 2003 es elegida presidenta del Comité electoral presidencial de su partido y al año siguiente llegó a la presidencia del Gran Partido Nacional, cargo que ocupó hasta marzo de 2006. Luego, en 2007, se erigió en una de las candidatas presidenciales del Gran Partido Nacional en las elecciones primarias, aunque finalmente sucumbe ante el candidato favorito Lee Myung-bak, quien ese mismo año fue electo Presidente de la República.

Entre 2008 y 2012 vuelve a la vida política parlamentaria para ejercer su tercer periodo parlamentario, tras lo cual nuevamente se postula y gana un escaño en la Asamblea. Sin embargo, su cuarta legislatura solo duró desde mayo a diciembre, tras aceptar su candidatura a la Presidencia de la República el partido Saenuri. El 19 de diciembre de 2012, tras una elección histórica, Park derrotó a su oponente liberal, Moon Jae-in, de 59 años y ex abogado de Derechos Humanos en su contienda por la presidencia del país, lo que le permitió convertirse en la primera mujer presidente de la nación tras realizar el juramento como mandataria en febrero de 2013.

Tras su victoria electoral, Park prometió una "nueva era" del gobierno y que sería una "presidente del pueblo" y "comprometida" con el país, haciendo alusión a su soltería. Durante la campaña, se esforzó en enfatizar su discurso por la unidad, la prosperidad de Corea del Sur y a mantener la precaución ante el rígido escenario con Corea del Norte.

Tres años de gobierno

En febrero de 2015 se celebró el tercer año de gobierno de la presidenta Park. A pesar del alto índice de aprobación que ostentó durante su primer año de mandato, el actual gobierno surcoreano aún tiene pendiente la tensa relación que existe con Norcorea. De hecho, la relación ha empeorado precisamente desde que Kim Jong-un y Park Geun-hye llegaron al poder. Por este motivo, desde el 2013 ha trabajado en una iniciativa que pretende fomentar la comunicación y la cooperación entre las dos Coreas, titulado "Proceso de confianza de la Península Coreana" (Korean Peninsula Trust Process).

A pesar de lo anterior, en febrero de 2013 y a menos de dos semanas de que asumiera sus funciones, Corea del Norte llevó a cabo una tercera prueba nuclear. A eso se sumó el cierre por parte del gobierno de Pyongyang del Complejo Industrial de Kaesong en abril de 2013, una empresa económica conjunta entre las dos Coreas. Esta decisión sorprendió a muchos, ya que había operado durante ocho años a pesar de los conflictos anteriores entre las dos Coreas como el hundimiento del Cheonan (un buque de la Armada surcoreana) por parte de Corea del Norte y el bombardeo de la isla de Yeonpyeong, uno de los territorios de Corea del Sur en el Mar Amarillo.

La administración de Park se alineó a la comunidad internacional en torno a adoptar una postura rígida contra Corea del Norte en respuesta a la tercera prueba nuclear que realizó, criticando además el cierre del complejo Kaesong y calificándolo de "política suicida" por el trato a los trabajadores de la zona. Cuatro meses más tarde, y tras una reunión de dos días en la ciudad norcoreana de Kaesong, los dos gobiernos anunciaron la reapertura de Kaesong, hecho que alivió el álgido momento político entre ambos países.

Luego de unos meses, y pese a los roces previos, en abril de 2014 el gobierno de Seúl, en conjunto con funcionarios de alto rango norcoreanos, informó la realización de reuniones familiares entre los coreanos que fueron separados de sus familias desde la Guerra de Corea (1950-1953). Pese a los distintos gestos, Corea del Norte no ha colaborado en el acercamiento de ambos países, y ha insistido en solicitarle a Seúl el fin de las prácticas militares conjuntas con Estados Unidos, así como también el fin al envío de informativos contra Pyongyang por parte de activistas particulares surcoreanos y la revocación de las medidas que impuso el ex presidente, Lee Myung Bak para reducir significativamente los lazos económicos con Corea del Norte en respuesta al hundimiento del Cheonan.

Si bien existe división entre la evaluación del gobierno de Park en torno a la reunificación de la península coreana, hay consenso en que ambas partes han desaprovechado la oportunidad de lograr acercamientos concretos en los últimos años. En el 2015, se cumplirá el 70° aniversario de la liberación de Corea de la colonización japonesa. El gobierno de Corea del Sur tiene previsto propiciar una ceremonia conjunta con Corea del Norte para conmemorar esta fecha, por lo que está trabajando para generar las condiciones de cooperación entre las dos Coreas.

Por otro lado, en el ámbito económico Park ha enfatizado en revitalizar la economía y potenciar el consumo interno, con el propósito de aliviar la contracción de la demanda de las exportaciones ante la crisis internacional de sus principales socios comerciales: Estados Unidos, China y Europa. Pese a este escenario, Corea ha mantenido la senda del crecimiento y ha respondido de manera positiva ante los estímulos gubernamentales. De todos modos, de acuerdo al Banco de Corea (BOK), durante el 2014 la economía creció un 3,3%, una cifra dos décimas menores de lo proyectado originalmente a principios del año pasado. De igual manera, para el 2015 la misma entidad prevé un crecimiento del 3,4%, cifra considerada alentadora por parte del gobierno.

Por su parte, la popularidad de la presidenta no se ha mantenido tal como lo hizo durante su primer año, que gracias al endurecimiento de la postura contra Corea del Norte le permitió gozar de una aprobación por sobre el 60%, un índice mayor que el porcentaje total de votos alcanzado en las elecciones de 2012 (51%).

Durante el 2014, y debido al tibio despegue de la economía surcoreana junto con ciertos desastres como el ocurrido con el hundimiento del ferry en Sewol, y los escándalos políticos de su gabinete, la popularidad de la presidenta comenzó a disminuir, hasta llegar a su cifra récord en febrero de 2015, con un 31,8% de aprobación.

El 2016 se realizaran elecciones generales en Corea, y con ello la renovación de la Asamblea, con miras a la preparación de las campañas presidenciales para las elecciones de 2017, donde nuevamente se enfrentará el oficialismo de la mano del actual presidente del Partido Saenuri, Kim Moo-sung, en contra del candidato liberal Moon Jae-in, quien perdió por un estrecho margen contra Park en las elecciones del 2012.

Gira por Latinoamericana

El jueves 16 de abril de 2015 comenzó en Bogotá la gira latinoamericana de la presidenta Park, que se prolongará hasta el 27 de abril en Brasil. Antes, su viaje tendrá escalas en Colombia, Perú y Chile, donde se reunirá con Michelle Bachelet.

¿Qué intención existe tras la gira de Park por Sudamérica? "Me parece claro que el gobierno coreano ve oportunidades en América Latina, tanto en materia de comercio e inversión como en otros planos y la visita de la Presidenta debe tener por objetivo respaldar el aprovechamiento de esas oportunidades desde el más alto nivel político. En un terreno más específico, Chile tiene por objetivo ampliar y profundizar el TLC bilateral, y por otra parte queremos atraer inversión coreana, que no ha llegado por estos lados", aseguró al respecto Manfred Wilhelmy, director ejecutivo de la Fundación Chilena del Pacífico.

Según Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China, Seúl quiere no solo ampliar sus horizontes económicos sino también ganar presencia política. "Corea del Sur es una de las economías más importantes de la región y del mundo, y por otra parte, es una pieza sustancial del esquema de seguridad en la zona. Por lo tanto, es un valor clave en toda Asia y los países de Sudamérica hacen bien en aprovechar la oportunidad de estrechar los vínculos con este país tomando en cuenta su creciente interés por una región en la que otros competidores estratégicos, como China, Japón o India, movilizan sus diplomacia para no quedarse al margen del mapa global que dibujan las nuevas emergencias".

"Es importante para nuestra Presidenta y nuestra política exterior conocer de buena fuente sobre temas -de mediano y largo plazo- como las perspectivas de reunificación coreana que resurgen cada cierto tiempo a pesar de los fuertes roces fronterizos y una paz frágil. Además, hay un interés de Corea del Sur en mantener y profundizar su posición relativa en América Latina y con Chile, ya que fuimos el primer país con el que Corea firmó un TLC. Por último, hay muchos temas que nos permitirán profundizar relaciones en lo político, económico y cultural con un país cuya economía está entre las más productivas del mundo", sostuvo, por su parte, Raúl Allard, director del Programa de Magíster en Relaciones Internacionales de la PUCV.

¿Cuáles son estos temas? A juicio de los entrevistados la revisión y profundización de los logros del TLC, la ampliación de la cooperación en materias como educación, cultura y ciencias; los acuerdos de la última APEC; el Acuerdo Transpacífico; el interés de Corea por Chile como lugar de destino de sus productos automotrices y tecnología de las comunicaciones; la posibilidad de establecer a Chile como país puente para otras inversiones coreanas en América del Sur; y las relaciones de la República de Corea con el nuevo multilateralismo latinoamericano de CELAC y UNASUR.

Por último, Allard señaló que sería conveniente que las presidentas debatan sobre fortalecer y prestigiar la democracia representativa y como los pueblos pueden pasar, como lo hizo Corea, del subdesarrollo al desarrollo, con libertades políticas y gobiernos que responden a las legítimas aspiraciones ciudadanas. "Los sectores medios en Chile, Corea y en todos los continentes están haciendo mayores exigencias de más y mejor democracia, por lo que avanzar hacia el desarrollo fortaleciendo las instituciones democráticas, superando desigualdades, fortaleciendo la probidad en las instituciones públicas y en las relaciones públicas y privadas son desafíos comunes en estos momentos", concluyó.


Una mirada bioética para la gestión de desastres y el desarrollo territorial

Especial de CIUDADES SOSTENIBLES

Una mirada bioética para la gestión de desastres y el desarrollo territorial

Sin dudas, los recientes desastres acontecidos en nuestro país y en la región dan cuenta de la importancia que tiene para hacer frente a estas emergencias la formulación de un desarrollo territorial integral basado en principios de equidad y justicia.

Ver más

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

06 Marzo 2017

El nuevo Libro Blanco de Política Exterior de Australia que se construye mediante consulta ciudadana

A pesar de que para algunos expertos esta modalidad participativa de política exterior tiene sus puntos a favor y en contra, valoran la capacidad de actualizar visiones sobre la realidad internacional y establecer principios que guíen las relaciones con otras regiones del mundo.