Brexit: ¿El principio del fin de la Unión Europea? Por ahora 27+1

El resultado del referéndum en el Reino Unido (RU), ha abierto una grieta inesperada en la Unión Europea; preguntas e incertezas sobre el futuro de la Unión Europea (UE), de sus países miembros y también del Reino Unido (RU) se acumulan sin que nadie –hasta el momento- pueda ofrecer respuestas con un grado aceptable de certeza. Desconcierto y temor, como helados vientos preñados de oscuros presagios, barren el continente, que –en este punto- sólo puede especular sobre las consecuencias políticas y económicas de la salida del RU para la UE. ¿Cuáles serán las nuevas políticas y programas prioritarios a implementar en respuesta al Brexit, para reforzar la construcción europea? Por ahora, la UE navega en ignotum mare.

||Autor Fotografía: Petr Kratochvil

El resultado oficial del referéndum del Reino Unido sobre la UE

El 23 de junio de 2016, los ciudadanos británicos fueron convocados a un referéndum para definir la pertenencia a la UE, en respuesta al cual -con una alta participación- optaron por abandonar la UE. El resultado oficial del referéndum , comunicado al día siguiente, fue el siguiente: 51,9% de los votos (17.410.742) por la salida (LEAVE), un 48.1% (16.141.241) a favor de la permanencia (REMAIN) en la UE; dando origen así a una situación sin precedentes, por primera vez un país miembro decidía dejar la Unión. 

Las primeras reacciones, acciones y declaraciones de la UE y sus Estados miembros

Frente a esta situación sin precedentes, se desató un vendaval de comentarios y declaraciones desde todas las instituciones de la UE. El mismo día que se conocieron los resultados -el 24 de junio- el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cursó sendas invitaciones a  Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, y Mark Rutte, de la presidencia rotatoria del Consejo de la UE para reunirse con él en Bruselas y analizar el resultado del referéndum del Reino Unido. Posteriormente, emitieron una declaración conjunta al respecto. 

En esta declaración, los presidentes de las instituciones europeas señalaron que se respetaría la decisión del pueblo británico y que la Unión de los 27 Estados miembros continuaría su curso sin el Reino Unido. Además se instó a las autoridades británicas a proceder a la brevedad según lo ya decidido, e iniciar de inmediato su divorcio del bloque europeo, en forma ordenada, de acuerdo al procedimiento establecido en el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE) (Versión consolidada 2016 - Diario Oficial de la Unión Europea, C 202, 7 de junio de 2016) sobre cláusula de retirada. Le corresponde, por tanto, al Gobierno británico notificar al Consejo Europeo la intención del Reino Unido de retirarse de la UE. También se deja explicito que las instituciones de la UE han descartado toda negociación informal antes de la notificación por parte del RU. 

El 28 de junio de 2016, en Bruselas, el Parlamento Europeo celebró un pleno extraordinario para abordar el resultado del referéndum británico y debatir sobre sus consecuencias. En dicha sesión plenaria -convocada de conformidad con el Artículo 146, apartado 4, párrafo segundo, del Reglamento- el Parlamento Europeo aprobó por 395 votos a favor, 200 en contra y 71 abstenciones, una resolución sobre la decisión de salir de la Unión Europea tras el referéndum celebrado en el Reino Unido (2016/2800(RSP)) [Texto aprobado Martes 28 de junio de 2016 – Bruselas - Edición provisional - P8_TA-PROV(2016)0294]. 

En esta resolución de quince puntos del Parlamento Europeo, los eurodiputados, expresan su preocupación por el futuro de la UE, pidiendo la salida rápida de RU -con la activación del artículo 50 del TUE- para minimizar una inseguridad perjudicial para todos (puntos 1, 3, 4 y 5). Además, señalan la necesidad de defender y reactivar ya mismo el proyecto europeo” haciéndolo más transparente, social y centrado en las preocupaciones de los ciudadanos de la Unión (Véase puntos 2, 10 y 11). 

Los días 28 y 29 de junio de 2016, el Consejo Europeo se reunió y -tanto en la cumbre formal de los dirigentes del 28 de junio, como en la informal del día siguiente- se debatió acerca del resultado y de las consecuencias del referéndum en el Reino Unido. En la reunión formal del Consejo Europeo, el 28 de junio, el Primer Ministro británico David Cameron presentó la situación en el país tras la votación. Al día siguiente, los veintisiete jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros de la UE y los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión, se reunieron de manera informal, sin la participación del RU, para debatir de las implicancias políticas y prácticas del Brexit e iniciar un debate sobre el futuro de la Unión Europea. 

Tras esta cumbre informal, los 27 mandatarios de la UE emitieron una Declaración (Reunión informal de los Veintisiete - Bruselas, 29 de junio de 2016) en la que anuncian claramente que “Hasta que el Reino Unido abandone la UE, la legislación de la UE seguirá aplicándose a este Estado miembro y dentro de su territorio, tanto en lo que respecta a los derechos como a las obligaciones”. Al igual que en la Declaración conjunta del 28 de junio, los dirigentes se refieren al proceso de retirada del RU, que se inicia con la notificación de su Gobierno al Consejo Europeo, y a los procedimientos siguientes; enfatizando la urgencia de su inicio. Señalan también que esperan que “en el futuro el RU sea un socio cercano de la UE”. No obstante, advierten que “el acceso al mercado único presupone la aceptación de las cuatro libertades” (la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas). 

A poco más de una semana del resultado del referéndum, se confirma la voluntad de los dirigentes europeos de hacer efectiva cuanto antes la salida del RU de la UE y apresurar la tramitación de la salida, proceso que podría demorar de dos a diez años. Por su parte,  las autoridades del RU, que se comprometieron a respetar los resultados del referéndum, -pese a su carácter consultivo y no vinculante, descartando un nuevo referéndum (a pesar de una petición para repetirlo con más de tres millones de firmas)- no muestran prisa alguna para iniciar el procedimiento de la salida. El actual Primer Ministro dejará la tramitación de la salida a su sucesor, cuya identidad -según declaración del vocero del partido conservador- sería conocida a más tardar el próximo 9 de septiembre. (Finalmente la sucesión del primer ministro británico, David Cameron, se resolvió antes de lo inicialmente anunciado. Menos de tres semanas después del referéndum, el 13 de julio, asumirá como nueva primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ministra del interior del Gobierno conservador saliente). 

 

Orígenes de la ruptura

  • La inmigración, percibida como una amenaza para el empleo: comprendiendo no solo la corriente migratoria desde el Medio Oriente que enfrenta la UE, sino también la inmigración intra-europea de trabajadores y profesionales, atraídos por las oportunidades de empleo y baja tasa de desempleo, desde Polonia, Bulgaria, Rumania y otros países. El acceso al mercado único ha permitido la libre circulación de bienes, servicios y personas en la UE como si los estados miembros fueran un solo país. 
  • Según las últimas estadísticas oficiales de la Oficina Británica de Estadísticas, sobre tasas de empleo por nacionalidad en el Reino Unido, publicadas en su Boletín estadístico “Mercado de Trabajo del Reino Unido” de junio de 2016, quienes gozan de la tasa de empleo más elevada en el RU son nacionales de República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia, -es decir, los ocho países de Europa Central y Oriental que se incorporaron a la Unión Europea en 2004- con una tasa de 80,8% para el periodo enero-marzo de 2016, en contraste con un 74,4% para los naturales británicos. 

  • El llamado a referéndum sobre el Brexit, arriesgada maniobra política del primer ministro británico, David Cameron, para acallar las voces adversarias, incluyendo las  de su propio partido, cuyo inesperado resultado forzó su renuncia. "David Cameron incendió la casa para salvar los muebles y se quedó sin casa y sin muebles" según la expresión del ex Presidente español, Felipe González.
  • El estatuto aparte del RU, nunca completamente integrado a la UE. El RU siempre fue reticente a participar plenamente al proyecto europeo y ya no participaba de más de la mitad de las iniciativas de la UE, entre otras la de la moneda común, el Euro. (La llamada insularidad: caricaturizada por la anécdota del continente europeo aislado del RU por una espesa bruma).
  • En el Consejo Europeo de los días 18 y 19 de febrero de 2016, se había acordado un nuevo régimen para reforzar el estatuto especial del Reino Unido en la UE si la opción REMAIN triunfaba que, finalmente, no entrará en vigor.

  • Las engañosas promesas de nuevos aportes económicos al sistema de salud pública hechas por campaña “Vote LeaveVote Salir» de la UE): Aseguraban la reasignación de parte importante de los recursos que el Reino Unido envía semanalmente a la UE; cercanos a 450 millones de Euros según los partidarios del Brexit. Con posterioridad al referéndum,  se comprobó que, en realidad, el aporte semanal de los británicos al sistema europeo se tasa en 164 millones de Euros.
  • La promesa de un mejor financiamiento de la salud pública fue el principal argumento de la campaña a favor de la salida. Con posterioridad a la aprobación del Brexit, sus promotores se desdijeron de las promesas señeras de la campaña: el financiamiento del sistema de salud británico y la regulación de la inmigración. El político británico conservador Iain Duncan-Smith, ex-ministro del gobierno de Cameron y partidario del Brexit, afirmó el domingo, 26 de junio (sólo tres días después del referéndum) en la BBC que él "jamás había dicho esto” durante la campaña y señaló: "No nos comprometimos. Hicimos solamente una serie de promesas, que eran unas posibilidades”. 

    Otra promesa central de campaña de los partidarios del Brexit era una efectiva regulación de la inmigración vía cierre de fronteras, porque según las autoridades británicas, Bruselas les había quitado el control. 

 

Posibles consecuencias (a corto y mediano plazo) del divorcio entre el RU y la UE  

  • Para el Reino Unido  

    • Fracaso político y anuncio de la dimisión a su cargo del Primer Ministro británico David Cameron, que se haría efectiva en octubre.
    • Crisis en los principales partidos políticos británicos.
    • Escocia y posiblemente Gales solicitarán su salida del RU y adherencia a la UE. Respecto a un probable referéndum de independencia, la Primera Ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha considerado que: «El Reino Unido por el cual Escocia votó para quedarse en 2014 ya no existe».
    • La caída de la moneda nacional, la libra esterlina y otros problemas financieros, como las incertidumbres en cuanto a la permanencia de la City de Londres como centro financiero. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, había advertido: “un Brexit es el riesgo interior más grande para la estabilidad financiera" del país.
    • La posible reducción de la inversión extranjera en el RU y otras repercusiones económicas negativas para el crecimiento a corto y mediano plazo (FMI (1), OCDE (2)).
    • La incertidumbre en cuanto a la situación laboral de los eurofuncionarios británicos (alrededor de 2.000) que probablemente tendrán que renunciar a sus empleos y cargos.
    • La juventud británica ya no podrá ir a trabajar en la UE sin visas ni permisos. Se constata una fuerte molestia (y protestas) de muchos jóvenes británicos (más del 73% de los cuales votaron por la permanencia) que perderán la posibilidad de trabajar libremente en cualquiera de los 27 estados de la UE.
    • Las exportaciones del RU hacia la UE recibirán igual tratamiento que las de un país tercero (y deberán pagar derechos de aduana) a menos que el RU logre negociar un acuerdo de libre comercio de bienes y servicios entre el Reino Unido y la UE.
    • El Brexit conllevará la renegociación de acuerdos comerciales del Reino Unido. Los acuerdos que el Reino Unido tiene, para la comercialización de bienes y servicios, con una cincuentena de países en el mundo, pasan por los acuerdos de comercio con la Unión Europea. Deberán, por tanto, negociar nuevos acuerdos, sea directamente entre el Reino Unido y estos países, o entre el Reino Unido y la Unión Europea.
    • La creación de nuevas agencias nacionales de regulación para reemplazar y sustituir a las de la UE en el RU.
    • El "Nuevo régimen del Reino Unido en la Unión Europea", acordado en el Consejo Europeo de 18 y 19 de febrero de 2016, no entrará en vigor y dejará de existir. No habrá renegociaciones.
    • El inicio de arduas negociaciones con la UE sobre su nuevo estatuto y sus futuras relaciones con la propia UE y sus 27 países miembros, para conseguir un acuerdo que les permita acceder al libre mercado, exentos de aceptar el libre movimiento de personas ni otras regulaciones que estiman perjudiciales para las empresas británicas. 
  • Para la UE y sus países miembros 

    • Posible “contagio”, y que otros países también pidan salir de la UE, debido al malestar e insatisfacción de muchos ciudadanos europeos; el antieuropeísmo en el centro del debate político, y los llamados a nuevos referendos impulsados por partidos populistas nacionalistas -y/o de extrema de derecha- en Francia, Dinamarca o los Países Bajos, por ejemplo.
    • Posibilidad de nuevas solicitudes de cláusulas y condiciones especiales de parte de algunos de los 27 miembros, siguiendo el ejemplo británico; que, antes del Brexit, solicitaba el mantenimiento de su libre comercio con la UE, la reducción de su aporte financiero a Bruselas y la imposición de algunas restricciones a la inmigración.
    • La necesidad de elaborar una propuesta motivadora y sólida, para dar un nuevo impulso a la UE y proponer una nueva agenda para un proyecto común.
    • Incertidumbre. La UE y los 27 deberán resolver rápidamente el rompecabezas que constituye el Brexit para los europeos: con el Brexit, se gatillaron muchas gestiones, negociaciones y presiones para que el Reino Unido haga efectiva su salida y establezca una nueva forma de relacionarse con La UE. Los miembros fundadores de ésta piden el rápido inicio de Brexit, sin embargo, las autoridades británicas parecen no tener apuro para iniciar el trámite de salida conforme al Artículo 50. 
  • Otras  

    • Turbulencias en los mercados financieros y bolsas: volatilidad que afecta a los mercados.
    • Numerosos llamados a enfrentar con cautela los efectos de la salida del RU de la UE: incluyendo al Presidente, al Presidente del Senado y a la Comisión de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos de América, que se refirieron a la volatilidad que afecta a los mercados y las secuelas del denominado "Brexit".
    • Muchos titulares y notas publicadas en toda la prensa mundial acerca del Brexit, sus consecuencias y riesgos; así como numerosos informes, estudios y otras publicaciones de expertos internacionales, organismos gubernamentales, comisiones parlamentarias y centros de pensamientos y estudios (3) o académicos de Europa y del mundo sobre las consecuencias económicas, presupuestarias y políticas de la salida del RU.
     

Las prioridades y futuras iniciativas y programas de la UE post-Brexit

Frente a la nueva situación en la UE, los dirigentes de los 27 países miembros y de las instituciones de la UE han resuelto permanecer unidos, avanzar en la dirección de una mayor integración y seguridad, el crecimiento y el empleo, sin olvidar la ampliación de posibilidades de futuro para la juventud, junto con la prosecución de la lucha contra el desempleo juvenil. 

Se mantendrán la Agenda Estratégica –base de los programas de trabajo de las instituciones de la UE- y las actuales prioridades políticas, adoptadas en la sesión del Consejo Europeo celebrada en Bruselas el 27 de junio de 2014. Se velará por avanzar pronto y rápido en su ejecución y en la implementación de las reformas.

 

Conclusiones

Se está iniciando una reflexión política y –todo indica- un largo debate acerca de las futuras relaciones entre la UE y Londres y las bases de negociación para nuevo estatuto del RU en el futuro. 

En una Unión debilitada por varias crisis -migratoria y económica, entre otras- los dirigentes europeos están decididos a sacar lecciones del Brexit para evitar que otras naciones se “contagien” con el ejemplo británico y quieran abandonar el bloque, por presiones de grupos nacionalistas, populistas o sectores muy proteccionistas. Los próximos meses serán cruciales para determinar los nuevos rumbos que se trazarán tanto la UE como cada uno de sus 27 miembros, entre nacionalismos y un proyecto común que hoy se ve amenazado. 

Los 27 miembros de la UE, elaborarán un nuevo programa común, cuyo propósito será reforzar e reimpulsar la construcción europea. Se espera que esté listo para la celebración del aniversario sesenta del Tratado de Roma, en marzo del próximo año a más tardar. 

El Parlamento Europeo llama a defender el proyecto europeo, haciéndolo más transparente, social y centrado en las preocupaciones de los ciudadanos. Tanto los europarlamentarios, como los dirigentes europeos, tienen presente la insatisfacción creciente de los ciudadanos ante el actual estado de cosas, tanto a escala europea como nacional. 

Los Jefes de Estado o de Gobierno de la Unión Europea se reunirán otra vez el 16 de septiembre de 2016 en Bratislava, para continuar su reflexión política y sus conversaciones sobre el futuro de la UE y su desarrollo con veintisiete Estados miembros.

 

1 Véase también: 

* International Monetary Fund IFM (June, 2016). United Kingdom - Selected issues: Macroeconomic implications of the United Kingdom leaving the European Union (IMF Country Report No. 16/169, June 17, 2016).

* IFM (June 24, 2016). Statement by Christine Lagarde on the U.K. Referendum (IFM Press Release No. 16/303, June 24, 2016).

2 Véase: 

* OECD. Kierzenkowski, R., et al. (2016). "The Economic Consequences of Brexit: A Taxing Decision", (OECD Economic Policy Papers, No. 16, OECD Publishing, Paris).

* OECD (June 2016). "United Kingdom". In: OECD. OECD Economic Outlook, Volume 2016, Issue 1, OECD Publishing, Paris pp. 228–232.

3 Se enlaza a una nota publicada el 28 de junio de 2016 en el Blog del Servicio de Investigación del Parlamento Europeo (EPRS) que ofrece enlaces a comentarios e informes recientes de los principales grupos de expertos internacionales sobre las cuestiones planteadas por el referéndum británico. 

El EPRS proporciona una amplia investigación y apoyo analítico a los miembros del Parlamento Europeo, de sus comisiones parlamentarias y el Parlamento Europeo en su conjunto. La filosofía EPRS es proporcionar información independiente, objetiva y fidedigna.

Temas relacionados